martes, 24 de mayo de 2016

H. R. Giger

Hans Ruedi Giger, fue un artista gráfico y escultor suizo. Es muy conocido por sus colaboraciones en el mundo del cine, más específicamente en la serie fílmica de Alien.


Diseñador en el cine

Giger entró en el cine de la mano de Alejandro Jodorowsky, a quien se lo recomendó Salvador Dalí en Cadaqués en 1973, para el proyecto Dune, en el que también estaba, junto a Jodorowsky y Moebius, el guionista y diseñador Dan O'Bannon, que fue quien incorporó a Giger al proyecto de Alien a principios de 1978.

Desde entonces, 1979, Giger fue conocido entre el gran público por diseñar y desarrollar, la criatura y algunos escenarios de la película Alien, el octavo pasajero, (1979, basándose en sus propias obras pictóricas anteriores, como "Necronom IV"). Por este trabajo obtuvo en 1980 el Oscar al mejor diseño escénico.

En el ámbito cinematográfico también se encargó del diseño del lado oscuro de Poltergeist II, aunque quedó bastante desilusionado del tratamiento que se dio en la película a sus diseños.  Con posterioridad colaboró secundariamente y tras prestarse voluntario, en los diseños de Alien 3, ya que James Cameron ya había rechazado su participación para los diseños de Aliens, el regreso. También participó en el diseño gráfico de otras películas, como Species, siendo estos trabajos usados en las portadas de muchos libros y discos.

Existe un museo dedicado a H. R. Giger en la ciudad de Gruyères, en el cantón de Friburgo, Suiza, con muchas de sus obras así como su colección privada de arte, que incluye obras de Salvador Dalí.

Su trabajo más reciente en el ámbito cinematográfico fue en la película Prometheus, estrenada en 2012. Ridley Scott, su director, contó con Giger para diseñar los murales que aparecen como algunos de los primeros artefactos del mundo Alien en la película.

Estilo

Giger utilizó mayormente el aerógrafo para crear imágenes surrealistas y paisajes de pesadilla. Destaca también su mezcla de representaciones de cuerpos humanos mezclados con máquinas, descritas por él como Biomecanoides. Estas imágenes contienen un alto grado de fetichismo, a la vez que incorporan simbología sexual un tanto subliminal.

En la obra de Giger podemos encontrar la influencia de artistas de tendencia fantástica, simbólica, expresionista u onírica como Johann Heinrich Füssli, Alfred Kubin, Bruno Schulz o de corte surrealista como Dado, Ernst Fuchs, Jean Cocteau, Roland Topor o Salvador Dalí, entre otros.

Cristina Vicente Hernández.

0 comentarios:

Publicar un comentario